Lo robamos de noche lo vendemos de día

Contorneando de manera sexi las bielas; en ese plan pillé a bicicleta el otro día frente al espejo. Será tonta y engreida. Aunqueee… aunque se lo tengo que reconocer, está la tía espectacular. Los dos portabultos le dan un aire de exploradora tenaz y valiente, el voluptuoso cuadro, los útiles complementos el poderoso pero acogedor manillar… está para comérsela, y si soy sincero, yo también he puesto morritos en plan Martini en el espejo de vez en cuando.

¿Alguna vez habéis preparado una maleta para un viaje de un par de semanas y os habéis pasado tres pueblos metiendo ropa y cosas?. Yo si, muchas veces. Recuerdo la maletaza de cuando iba a fiestas del pueblo de mozo casadero con diecisiete o dieciocho años,  pensaba que cuantas más camisetas molonas y más cambios de vaqueros (todos iguales) hiciera, más chavalas caerían. Mira que era tontaina, si al final todas se pirraban por el guaperas macizo del baile mientras el resto invitábamos a las cervezas, eso si, vestidos como pinceles todas las noches.

Pues bien, ahora toca preparar la maleta, para un tiempo indefinido de entre uno y dos años, para diferentes latitudes, climas y temperaturas yyy que tiene uno que acarrear encima. Menos mal que con los años me he dado cuenta que con cuatro trapos me apaño y voy la mar de a gusto. Total ligar voy a ligar lo mismo.

Transcripción del post escrito a lunes, 13 de mayo de 2013. Antes del inicio de América en bici

Bicicleta antes y después de recorrer América.

Share your thoughts

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.